martes, 18 de agosto de 2009

GUARDA TU CORAZON

EL CORAZÓN, LA AMARGURA Y EL CRISTIANO

El dolor, la amargura, el rencor y hasta el odio son algunos de los sentimientos más destructivos que la raza humana sufre. La clave para vencer sus destructivas consecuencias está en saber guardar el corazón limpio y así tomar decisiones correctas que edifiquen y no destruyan las personas, digo limpio en el sentido de no permitir que se alojen en nuestro ser y no tomar decisiones con tales motivaciones.

Muchas personas en todas las épocas han infringido dolor a sus semejantes al no saber mantenerse libres de este tipo de sentimientos, familias enteras han sido destruidas por corazones descontrolados. A continuación una serie de consejos para guardar su vida de estos problemas.

El ser humano al ser creado por Dios y en base a la imagen divina recibió la capacidad de razonar, decidir y sentir.


En cuanto a las emociones es increíble notar la habilidad del ser humano de guardar muy profundamente emociones tanto sanas como incomodas, se sabe de personas que guardan íntimos recuerdos de hechos ocurridos a tierna edad. Este recuerdo en ocasiones es bello y hasta triste y amargo.


El corazón humano tiene la habilidad de mantener y atesorar estos sentimientos y dependiendo de nuestra actitud a ellos estos serán beneficiosos o destructivos.


La Biblia dice que “sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón porque de el mana la vida” los sentimientos y las acciones que decidamos llevar adelante nos bendicen o maldicen.


Son largas las listas de personas impulsadas por sentimientos insanos o rencores que han cometido graves errores dañándose a sí mismo o aún a otros, no reparando nunca en los resultados desastrosos que acarrearán en sus vidas y la de sus afectados, pero aún a pesar de estas realidades negativas el evangelio nos muestra la posibilidad de lograr vencer esas actitudes y en lugar de vengarse o destruir nos lleva a la senda del perdón y la bendición de aquellos que nos dañan.


Por muy difícil que al lector parezca salir adelante la Biblia nos presenta la experiencia de un joven que sufrió muchas y duras experiencias que bien terminarían con el paso del tiempo en la destrucción de quienes le dañaron, más por el contrario su corazón fue cuidado y logró bendecir a sus detractores.


La vida de José es una muestra de cómo se puede salir adelante, consideremos algunos aspectos que nos pueden llevar a esa meta tan deseada: MANTENER LIMPIO EL CORAZÓN DE TODA AMARGURA Y ASÍ PRESENTARSE LIBREMENTE ANTE DIOS.


JOSÉ DESARROLLÓ UNA REALIDAD HUMANA CON UN ENTORNO SIMILAR AL NUESTRO.

Al leer de su historia o la de otros siervos y siervas de Dios la mayoría nos formamos ideas equivocadas en cuanto a las posibilidades que poseen, por momentos les elevamos a lugares de grandeza y supremacía sobre las debilidades, nada más falso!!! Eran individuos poseedores de nuestra misma naturaleza caída, se interrelacionaban con otros débiles seres humanos y sufrían los mismos ataques y acechanzas del enemigo para lograr ensuciar su corazón, Y LO INTERESANTE ES QUE LOGRARON VENCER ESTAS ADVERSIDADES Y DEBILIDADES.

JOSÉ VIVIÓ Y SUFRIÓ GRAVES CRISIS FAMILIARES.

El ser hijo preferido de Jacob le causo la envidia, el rechazo y hasta el odio de sus hermanos; además del rechazo a las revelaciones dadas por Dios, en cuanto a su futuro de honor y autoridad sobre ellos, sueños que fueron rechazados no solo por sus hermanos sino aun por su padre.

JOSE FUE VICTIMA DEL ODIO Y EL RECHAZO.

Sus hermanos guiados por el rencor intentaron matarle, rencor que creció a odio, que de no ser detenidos por Rubén hubiese acabado en la muerte del joven. Como usted sabrá todo como consecuencia de la preferencia de su padre y de las revelaciones. El sufrió además del exilio de su hogar al ser vendido, se le privo de su casa, del amor paterno, del crecer junto a su familia, de ser llevado a una cultura diferente y pasar de servido a servir.

JOSE FUE VICTIMA DE FALSEDADES Y ABANDONO.

La esposa de Potifar intento establecer una relación amorosa con José y al ser rechazada presento cargos falsos ante su esposo condenando así a José a la cárcel. Potifar aun a pesar de saber de la bendición recibida por medio de la administración de José dio cuenta fácil de él y le condenó a la vida en la cárcel.
Ya no era el hombre que servía en casa de un grande de Egipto le convirtieron en un desechado, en un olvidado de la sociedad sobre la base de una acusación falsa.

JOSÉ FUE VICTIMA DE FALSAS PROMESAS Y DEL OLVIDO DE LAS PERSONAS.

En su estadía en la cárcel Dios le honró y le llevó a ser responsable del cuidado de los que allí eran llevados, y aun más Dios le usó como medio para dar a conocer los pensamientos de Dios con relación a dos servidores del Faraón que fueron castigados y enviados a ese lugar tan triste. José gustosamente sirvió la revelación de Dios a los hombres de sus sueños para uno de bendición y para otro todo lo contrario, por parte del bendecido recibió promesas de restitución de ayuda pero… al final y por dos años fue olvidado por el copero del Faraón.

Bajo esa perspectiva tan negra cualquier ser humano se sumiría en una profunda depresión y sed de venganza o de la búsqueda del suicidio mismo. José salió adelante con creces en estas duras tribulaciones, quiera Dios nosotros lo hagamos al observar lo que hizo y así sumarnos a la lista de los vencedores en Cristo. Note algo:


LO INTERESANTE DE JOSÉ ES QUE SIEMPRE ERA BENDECIDO POR DIOS.
Como mayordomo o como responsable de los presos Dios le acompañó, como gobernador de Egipto se constituyo en el salvador no sólo de Egipto sino de los pueblos cercanos y le ayudó por una sola razón: JOSÉ GUARDO SU CORAZÓN DE TODA RAÍZ DE AMARGURA, ODIO Y VENGANZA EN TODAS LAS CIRCUNSTANCIAS VIVIDAS. Es más aun cuando Dios le puso delante sus hermanos, los mismos que le causaron tantos males y tristezas, supo guardar sus acciones y bendecir a sus ofensores y permitir con estos actos constituirse en bendición de ellos.


El mantuvo una solida relación con Dios que permitió que su vida lograra vencer el caos a su alrededor, caos que pretendían dañar su interior.


Como notarán el sufrió, padeció, y fue tentado a manchar su corazón con la amargura, pero reaccionó honrando a Dios a pesar de su dolor (solo imaginar esos largos años de soledad y sufrimiento es impactante) pero guardó su corazón y la palabra tuvo fiel cumplimiento en su vida y en sus familiares.


La obediencia y el firme compromiso con Dios a su palabra, así como la capacidad de controlar sus emociones le llevó a constituirse en la bendición de Potifar, del copero, de Faraón, de Egipto y de su misma familia. MANTENER LIMPIO SU CORAZÓN LE PERMITIÓ SER UN VASO DE BENDICIÓN.


Cada uno de nosotros tenemos nuestras luchas, dificultades y detractores pero tenemos dos cosas importantísimas que nos deben guiar en todo momento: DIOS ESTA CON NOSOTROS PARA AYUDARNOS Y ADEMÁS TIENE PROMESAS SOBRE NUESTRAS VIDAS QUE CUMPLIR.


Ante la adversidad, la tentación y la prueba seamos fieles y mantengamos limpio el corazón y veremos los grandes beneficios de Dios para nuestra vida y de los nuestros.


Esforcémonos en Dios por salir adelante y recuerde una de las más preciosas palabras de nuestro Señor:


“Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios…”

Escrito por Omar Diaz
Email: elimiglesia@yahoo.com



Tema relacionado: Los limpios de corazón verán a Dios.