martes, 20 de octubre de 2009

Será verdad la frase: Dios ama al pecador y no al pecado?

¿Dios aborrece el pecado pero ama al pecador?
Por Pablo Santomauro

"Dios no está enojado con usted, Dios le ama", "Dios odia el pecado pero ama al pecador", "Dios aborrece el pecado, no a usted." Frases como éstas y similares se escuchan con frecuencia en medios evangélicos.

El cliché puede ser un tanto impreciso. El Antiguo y el Nuevo Testamento dejan bien en claro por boca de los profetas, los apóstoles, y Cristo mismo, que Dios está airado contra los pecadores por motivo de su pecado y sus transgresiones.

Un examen riguroso de la Escritura concluirá que la ira, el aborrecimiento y el juicio de Dios, están dirigidos contra el pecador tanto como contra los pecados:

"El que mora en los cielos se reirá; el Señor se burlará de ellos. Luego hablará a ellos en su furor, y los turbará con su ira." Salmo 2: 4-5

"Los insensatos no estarán delante de tus ojos; aborreces a los que hacen iniquidad.Destruirás a los que hacen iniquidad. Destruirás a los que hablan mentira; al hombre sanguinario y engañador abominará Jehová." Salmo 5: 5-6

"Dios es juez justo, y Dios está airado contra el impío todos los días." Salmo 7: 11

"Jehová prueba al justo; pero al malo y al que ama la violencia, su alma los aborrece." Salmo 11:5

"Porque la ira de Dios se revela contra el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que detienen con injusticia la verdad." Romanos 1:18

"Pero por tu dureza y por tu corazón no arrepentido, atesoras para ti mismo ira para el día de la ira y de la revelación del justo juicio de Dios, el cual pagará a cada uno conforme a sus obras: vida eterna a lo que, perseverando en bien hacer, buscan gloria y honra e inmortalidad, pero ira y enojo a los que son contenciosos y no obedecen a la verdad, sino que obedecen a la injusticia." Romanos 2:5-8

"Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando Reconciliados, seremos salvos por su vida." Romanos 5:10

"Como está escrito: A Jacob amé, más a Esaú aborrecí." Romanos 9:13

"Entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hjos de ira." Efesios 2:3

Si Dios sólo aborrece el pecado y no a los pecadores que cometen los pecados, ¿por qué destina a los pecadores al infierno? ¿Por qué no envía al infierno sólo a los pecados? ¿Por qué Dios castigó a Cristo como sustituto del pecador, en lugar de castigar el pecado? Quizá porque el pecado no es algo que pueda castigarse. Nadie puede comprar medio kilo de pecado y cargárselo encima.

Ahora bien, ¿cómo reconciliamos lo que vengo diciendo con los pasajes que hablan del amor de Dios hacia nosotros? Sé que a estas alturas el lector puede estar molesto porque estamos, en cierta forma, desmenuzando ideas preconcebidas que le han acompañado por mucho tiempo. Es mi deseo que el lector conserve ahora un espíritu dispuesto a examinar la Escritura objetivamente despojándose de presuposiciones que han sido taladradas en su mente.

¿Dónde está el amor de Dios en todo esto? Propiciación es la doctrina bíblica que dice que la muerte de Cristo en la cruz es lo que satisface las demandas de la justa ira y enojo de Dios.

Propiciación es el regalo de amor del Padre que quita Su ira de la persona del pecador.
Definición de la ira de Dios: "La inevitable reacción de Aquél que es totalmente bueno, frente a lo que es malo."

"La ira de Dios se revela desde el cielo" (Ro. 1:18). Es con esta frase que Pablo comienza la exposición del evangelio. La única forma de escapar la ira de Dios es corriendo a refugiarse en el Señor Jesucristo, la única esperanza en la vida y en la muerte.

"El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él" (Jn. 3:36). La Escritura afirma que Jesús es el único que puede salvar al pecador de la ira venidera (1 Tes. 1:10).

Estimado lector, ¿te encuentras a salvo en los brazos de Jesús? ¿Estás pronto para el Día del Juicio? ¿Has pasado de estar bajo la ira de Dios a estar bajo Su gracia y misericordia? Ven a Jesús, en arrepentimiento y fe, para que solo conozcas la ira de Dios como una doctrina y nunca como una experiencia propia.

2 comentarios:

Stanley Gómez dijo...

Gracias hermano por este tema, está explicado con suficiente texto bíblico...

Creo que muchos hemos predicado en ocasiones esa frase: Dios ama al pecador pero odia el pecado; y es que el pecado en sí no puede ir al infierno sólo. Es más bien el hombre junto con su pecado quién pagará las consecuencias de su desobediencia al Señor...

Una correcta exposición sería talvéz: Dios le ama y quiere que venga a Él para que con su ayuda usted pueda ser una nueva persona, renunciando a toda impiedad y maldad.

Hasta aquí mi participación. Sería bueno conocer otras posiciones.
Muchas gracias y que Dios bendiga a todos los visitantes y al pastor Omar Díaz.

evangelizando_hoy dijo...

Dios ama al pecador pero no el pecado. ¿Por qué ama al pecador? Porque es criatura suya. Y Dios no puede aborrecer u odiar lo que ha salido de sus manos de Padre. El padre del Hijo pródigo no aceptó el comportamiento de su hijo, y sin embargo lo siguió amando desde la distancia hasta que, por fin, tuvo lugar el abrazo y la fiesta completa. "Lo que estaba muerto ha resucitado".